+52 222 812 6913
info@cesuma.mx

Titulación Oficial 
Calidad Europea 

InicioMarketing DigitalPensamiento estratégico: ¿cómo desarrollarlo?

Pensamiento estratégico: ¿cómo desarrollarlo?

Por pensamiento estratégico se entiende como la capacidad de pensar en imágenes del futuro. Un enfoque sistémico permite planificar, predecir, prever nuevas oportunidades y esforzarse por aplicar opciones interesantes.

El término estrategia viene del griego strategia, que se traduce como liderazgo hábil. Dicho de manera simple, el pensamiento estratégico es la capacidad de establecer un objetivo hipotético, cuya solución contribuirá a la realización del objetivo principal.

El pensamiento de una persona con visión estratégica tiene flexibilidad y objetividad. Un estratega se traslada fácilmente al futuro, hace planes e identifica los puntos clave. La herramienta más importante del pensamiento estratégico es el análisis.

Diferencias entre el pensamiento estratégico y el pensamiento analítico

El pensamiento estratégico es una extensión lógica del pensamiento analítico. Un análisis simple no conlleva acciones posteriores, sino que su función es procesar la información. Dentro de las grandes empresas esto lo hacen los empleados ordinarios. Su misión es procesar la información y proporcionar un resumen operativo. A partir de estos informes, el director toma decisiones estratégicas y da la orden de aplicar las innovaciones necesarias.

A su vez, el directivo también debe tener un pensamiento analítico. Esto es necesario porque el análisis exhaustivo de todos los datos iniciales e hipotéticos relevantes para la empresa resulta importante para la toma de decisiones.

Maestrías y MBA b2ap3_large_el-directivo-tambin-debe-tener-un-pensamiento-analtico Pensamiento estratégico: ¿cómo desarrollarlo?

Fundamentos del pensamiento estratégico

El pensamiento estratégico no solo se aplica en los negocios, sino también en la vida personal. Cualquiera puede aprender a pensar como un estratega y resolver sus problemas con mayor eficacia.

Los principios básicos del pensamiento estratégico son:

  • Encontrar tendencias. La situación en el mundo es cambiante, y hay ciertas pautas en estos cambios. Para estar a la altura de los tiempos, hay que identificar las tendencias y tomar decisiones de acuerdo con las previsiones probables. En la práctica, esto significa la necesidad de estar al tanto de toda la información, así como de ampliar continuamente sus horizontes.
  • Cuestiones complejas. Para el estratega es importante ser honesto consigo mismo. Es necesario hacerse todas esas preguntas que resultan tan incómodas de responder por parte de personas ajenas. ¿Quién soy, qué quiero? ¿Por qué quiero esto? ¿Cómo me veo dentro de un año? ¿En 5 años? ¿Qué me detiene? ¿En qué estoy perdiendo el tiempo?
  • Comportamiento. El estilo del estratega es pasar de lo general a lo particular. A la hora de procesar y presentar la información, hay que atenerse a una estructura bien pensada.
  • Tiempo de reflexión. El silencio favorece el pensar con claridad, lo que se vuelve una necesidad real para la planificación estratégica. La reflexión productiva y la resolución de conflictos intrapersonales requieren la máxima concentración. Aquellos que no se plantean el futuro tienden a quedarse en el mismo sitio.

Habilidades que aportan al pensamiento estratégico

El pensamiento estratégico es un conjunto de habilidades diversas que se combinan para ayudar a anticiparse a los cambios futuros y tomar decisiones eficaces.

Maestrías y MBA b2ap3_large_Habilidades-que-aportan-al-pensamiento-estratgico Pensamiento estratégico: ¿cómo desarrollarlo?

Competencias para desarrollar el pensamiento estratégico:

  • Atraer diferentes tipos de pensamiento. La planificación estratégica es eficaz si una persona puede cambiar y explorar la información desde diferentes perspectivas.
  • Anticipación. La capacidad de anticipar el futuro a partir de los datos de referencia y las tendencias actuales es una de las principales habilidades de un estratega.
  • Fijación de objetivos. La estrategia debe servir para el objetivo más importante.
  • Flexibilidad de pensamiento. Un estratega no es alguien que se fija un objetivo y trata de alcanzarlo a cualquier precio. Es un hombre que reacciona a los cambios en el momento oportuno y realiza al instante los ajustes oportunos.
  • Sensibilidad. Un estratega tiene que absorber la información como una esponja. Es importante utilizar varias fuentes, comparar, analizar y sacar conclusiones.
  • Aprendizaje continuo. Poco importa lo que se estudie, sino que lo fundamental es un proceso continuo de entrenamiento del cerebro.
  • Objetividad. Un estratega debe deshacerse de los prejuicios y las convenciones. Su tarea: percibir la información en su forma pura y reaccionar ante lo que ocurre como un espectador imparcial.
  • Descanso. El estrés intelectual continuo puede conducir al agotamiento. Para mantener la salud mental y una mente clara, es necesario pasar de la actividad mental a la actividad física. Ponerse en forma, salir a pasear, jugar al aire libre, ir de excursión… todo esto ayuda a recargar la energía y a mantener la motivación. El descanso también puede ser pasivo: los empresarios serios leen ficción, disfrutan de juegos de ordenador sin complicaciones, toman el sol en la playa, etc.

Tener un pensamiento estratégico es la capacidad que permite concebir el posible futuro de una empresa, de modo que en la actualidad realiza un análisis que le ayude a prever oportunidades para alcanzar los objetivos fundamentales. Mientras en el proceso se van desarrollando algunas habilidades como: el interés por diferentes tipos de pensamiento, la anticipación, la fijación de objetivos, la flexibilidad de pensamiento, la sensibilidad, el aprendizaje continuo, la objetividad y la importancia de la desconexión. Además, este tipo de pensamiento brota del pensamiento analítico, que también es necesario para un gerente. El pensamiento estratégico se desarrolla buscando tendencias, haciéndose preguntas complejas así mismo, teniendo un comportamiento que ayude a estructurar la información, así como dándose espacios de reflexión.

Conoce más de nuestra Maestría en marketing digital y comunicación

¡Comparte este artículo!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

13 + diecinueve =

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

body, p { line-height: inherit; }